48 Compartir

Hoy os traemos el análisis de una de las últimas incorporaciones a la venerada serie X de Fujifilm, la Fujifilm X-T10 en su versión de kit junto con el objetivo Fujinon XC 16-50 f/3,5-5,6 OIS II, que gracias a la colaboración y confianza de Fujifilm España hemos tenido el privilegio de probar con el fin de compartir con vosotr@s nuestras impresiones y resultados.

Si bien la X-T10 ofrece la mayor parte de las prestaciones de su hermana mayor, la X-T1, pero a un precio mucho más reducido (entre 650-700 euros), también es cierto que presenta algunas diferencias o limitaciones que justifican su inferior precio y categoría dentro de la serie X.

 

1Fujifilm X-T10: Especificaciones técnicas principales

  • Sensor X-Trans CMOS II APS-C de 16 Megapixels
  • Procesador de imagen EXR II
  • Valores ISO 200-6400, (valores ampliados equivalentes a ISO 100, 12800, 25600 y 51200 – sólo JPEG)
  • Sistema AF híbrido contraste/detección de fase. Detección de rostros
  • Visor electrónico OLED de 0.39 pulgadas, 2.36 Mpx y magnificación equivalente 0.62x
  • Pantalla LCD inclinable de 3″ y 920000 puntos
  • 7 botones de función personalizable
  • Grabación de vídeo en FullHD (hasta 1080/60p, bitrate 36Mbps), con micrófono estéreo incorporado
  • Flash incorporado y zapata para flash externo
  • Conectividad Wi-Fi y control remoto desde smartphone o Tablet
  • Funciones adicionales: creación automática de panorámicas, exposición múltiple, filtros avanzados (artísticos), modos de simulación de película, disparo a intervalos, diferentes modos de ahorquillado, etc.
  • Peso aprox. del cuerpo: 381g (con batería y tarjeta de memoria)

2Fujifilm X-T10: Construcción y ergonomía

Lo primero que nos llama la atención de esta cámara es el cuidado y bonito diseño retro. Fujifilm sigue recreando en sus cámaras de la serie X el panel superior clásico de las antiguas cámaras réflex analógicas.  Y he aquí, en nuestra opinión, la principal duda que nos presenta esta cámara, al igual que el resto de cámaras de la serie X de Fujifilm, en cuanto a su usabilidad. Y es que la concepción del dial de ajuste de la velocidad de obturación nos obliga a tener que utilizar un segundo dial (por defecto el delantero) cuando queramos ajustar de forma precisa los valores para la velocidad de obturación:

  • El ajuste preciso del valor final para la velocidad de obturación no se puede realizar con un solo dial, ya que debemos recurrir al dial delantero (o trasero) para ajustar los valores intermedios (-2/3 EV, -1/3 EV, +1/3 EV, +2/3 EV) entre el valor principal seleccionado en el dial de ajuste de la velocidad de obturación y los valores consecutivos superior +1EV e inferior -1EV.
  • El dial de ajuste de la velocidad de obturación es más duro y menos ergonómico que el dial delantero (o trasero) para manipular los valores principales de la velocidad de obturación mientras disparamos, y resulta prácticamente imposible girarlo con un solo dedo.

El cuerpo de aleación de magnesio combinado con plásticos se siente muy ligero, y tal vez demasiado pequeño si el tamaño de tus manos está por encima de la media. Puede costar un poquito acostumbrarse, pero con el uso resulta una cámara muy cómoda de llevar siempre colgada.

A diferencia de la X-T1, el cuerpo de la X-T10 no está sellado, algo esperable dadas las diferencias en cuanto a gama y precio.

Sobre el objetivo Fujinon XC 16-50 F/3.5-5.6 OIS II cabe reseñar su gran ligereza ya que está construido íntegramente en plástico. El tacto de sus anillos resulta muy suave y blando, pero también preciso.

DSCF7128

Otra diferencia de la X-T10 respecto a la X-T1 es el visor electrónico que monta que, si bien ofrece una resolución y luminosidad excelentes, su tamaño resulta sensiblemente más pequeño que el de su hermana mayor.

En la X-T10 se elimina del panel superior el botón de ajuste directo de la sensibilidad ISO, pero esto no supone ningún problema ya que en esta cámara contamos con nada más y nada menos que 7 botones de función personalizable que cubren con creces las necesidades de control de cualquier fotógrafo.

DSC_0418

3Fujifilm X-T10: Calidad de imagen y comportamiento ISO

La X-T10 no supone ninguna novedad en este campo, ya que presenta exactamente el mismo sensor X-Trans CMOS II APS-C de 16 Megapixels, y el mismo procesador de imagen EXR II que la X-T1. Y es que Fujifilm ha decidido no limitar las prestaciones ni la funcionalidad de esta cámara en cuanto a la calidad de imagen, el rango dinámico y el rendimiento con valores ISO altos.

Sus puntos más fuertes son su atractivo diseño, su precio, la calidad de imagen en cualquier situación de luz y la calidad de las lentes Fujinon disponibles para la serie X.

Por lo tanto, y a pesar de no contar con la mejor opción en cuanto a ópticas para realizar esta prueba, la X-T10 también es un valor seguro en este apartado puesto que con pocos ajustes la calidad de imagen (aun trabajando con un objetivo de kit) resulta muy buena en comparación a otros kits del mercado, siempre dentro de su gama.

4Fujifilm X-T10: Sistema AF y velocidades de ráfaga

Fujifilm ha implementado en la X-T10 el mismo sistema AF que incluyen las últimas actualizaciones de firmware de la X-T1.

La X-T10 (y la X-T1 con su último firmware) posee un sistema AF híbrido que combina un área general de 77 puntos de enfoque por contraste con un área central de enfoque por detección de fase, ofreciendo un gran rendimiento y velocidad de AF incluso en condiciones de baja luz y contraste. Es decir, combina lo mejor de ambas técnicas: Área AF por contraste y Área AF por detección de fase.

La función de detección facial funciona bastante bien y en casi todas las situaciones lo cual es prohibitivamente cómodo para todos aquellos que quieran usar esta cámara en situaciones de reportaje social y eventos.

En cuanto al seguimiento AF de objetos en movimiento resulta bastante efectivo, sobre todo cuando mantengamos los objetos en movimiento dentro del área de AF por detección de fase, y salvo cuando tengamos activada la función de detección de rostros, caso en el que el seguimiento AF es totalmente inoperativo. Suponemos que este último sea un problema a solucionar en próximas actualizaciones de firmware.

DSCF7272

La teórica velocidad máxima de disparo en ráfaga de 8 fps está limitada por la mínima capacidad del buffer de esta cámara, que no es capaz de escribir más de esos 8 fotogramas seguidos en la tarjeta de memoria más rápida (una clase 10 estándar a 90MB/s) antes de interrumpir nuestra secuencia de disparos, quedándonos en algo menos . Esta limitación del buffer no nos afecta si seleccionamos la velocidad “lenta” de ráfaga de 3 fps.

Vídeo

La X-T10 es capaz de grabar clips de vídeo de hasta 27 minutos en HD (1280×720) o 14 minutos en FullHD (1920×1080) a 60, 50, 30, 25 y 24 fps (codec H.264). La cámara dispone de un micrófono estéreo integrado en la parte delantera del cuerpo, y también cuenta con un conector tipo jack de 2.5 mm para conectar un micrófono externo.

Sus puntos más débiles son la escasa robustez del cuerpo, el tacto “plasticoso” de los diales y botones y el bajo rendimiento del buffer en disparo continuo.

Conclusiones

La X-T10 supone sin duda la opción más equilibrada de la serie X de Fujifilm en cuanto a la relación prestaciones/precio.

Es una cámara que puede cumplir con holgura las expectativas de fotógrafos de muchos niveles, incluso llegando a ser un complemento perfecto como segundo cuerpo para muchas ocasiones.

El sistema AF de la X-T10 supone la confirmación de una evolución muy prometedora de los desarrollos de Fujifilm en sus últimas cámaras, si bien todavía hay algunos aspectos por mejorar para poder medirse definitivamente con los sistemas de AF de cualquier réflex digital.

  1. Sus puntos más fuertes son su atractivo diseño, su precio, la calidad de imagen en cualquier situación de luz y la calidad de las lentes Fujinon disponibles para la serie X.
  2. Sus puntos más débiles son la escasa robustez del cuerpo, el tacto “plasticoso” de los diales y botones y el bajo rendimiento del buffer en disparo continuo.

 

PRODUCTO PRESTADO PARA LA REALIZACIÓN DE ESTE ANÁLISIS

48 Compartir
Valoración
Diseño
90 %
Rendimiento
80 %
Calidad de Imagen
85 %
Calidad / Precio
85 %
Artículo anteriorMochila Vanguard VEO 42, análisis
Artículo siguienteGANADORES del CONCURSO Vanguard – NAVIDAD 2015
Nací en Santander en 1977. Ingeniero Técnico de Obras Públicas de formación, trabajé en el sector de la Ingeniería Civil hasta 2012, pero comencé a desarrollar mi actividad profesional de fotografía en 2009. Desde entonces siempre he buscado la innovación en mi oferta de productos fotográficos, a través de mucha investigación y una continua formación multidisciplinar intentando alcanzar la excelencia y la calidad en todos y cada y uno de mis trabajos. Tras la crisis del sector de la Ingeniería Civil, y tras una serie de profundas decepciones profesionales en dicho sector, decidí dedicarme exclusivamente a la actividad fotográfica, volcando la mayor parte de mis esfuerzos en el reportaje social (bodas) y la fotografía comercial y publicitaria. En esta línea fue en noviembre de 2012 cuando obtuve la preciada certificación de Fotógrafo de Confianza para el programa Google Business View, y desde entonces ha sido este innovador producto sobre el que más clientes he podido adquirir. Amante de la Naturaleza, de mi tierra Cantabria y de los deportes al aire libre, la fotografía de paisaje me permite compatibilizar mi actividad fotográfica con mis aficiones e intereses.