18 Compartir

El uso de teleconvertidores nos puede hacer ahorrar una buena cantidad de dinero y evitarnos tener que invertir en caras ópticas, pero ¿realmente están a la altura de una lente equivalente? ¿Ir a por el Nikon (caro) o buscar una solución compatible (económica)?. Las diferencias en precio son notables, ¿lo es la calidad? Probablemente sí, pero si no dispones de un presupuesto elevado, vamos a ver que este Kenko Teleplus 300 Pro DG cumple sobradamente.

PULSA AQUÍ PARA VER EL PDF DEL Listado de objetivos compatibles

kenko

Hay que hacer más consideraciones además del precio o la calidad óptica antes de hacer una elección, y es que nos podemos llevar desagradables sorpresas si usamos el teleconvertidor sobre un objetivo no compatible, como perder el autofoco o la estabilización, o incluso la posibilidad de disparar. Si optamos por Nikon el propio manual de usuario nos deja claro que tan solo será compatible con objetivos AF-S y AF-I de la propia marca, siendo completamente funcional tan solo en aquellos con una apertura de f2.8, perdiendo el autofoco en los f4, y siendo inutilizable en el resto. Igualmente  en el Kenko Tele Plus Pro 300 2x de nuestra prueba el fabricante ya nos deja claro que tan solo operará completamente con lentes con apertura f2.8 o mayores, con idéntica pérdida del autofocus en lentes con diafragmas máximos más pequeños de F2.8

Es pues primordial que antes de hacer la compra de un teleconvertidor, sea cual sea la marca, que nos aseguremos de que es compatible con nuestro objetivo.

Kenko Teleplus 300 Pro DG: Las pruebas

Probamos el Kenko Teleplus Pro 300 DG sobre un AF-S NIKKOR 70-200mm f/2.8G ED VR y una Nikon D810, con esta combinación mantenemos autoenfoque y estabilizador, y perdemos los mencionados dos pasos de diafragma. El modelo a la venta hoy día es el DGX, con idéntica construcción al analizado, y cuya única diferencia es una actualización software que incide sobre la escritura de los datos EXIF. Digno es de mencionar que los cristales utilizados son Hoya, garantía de calidad.

Mucho se ha comentado sobre lo exigentes con las ópticas que son los sensores de tal cantidad de megapíxeles, 36 en el caso que nos ocupa, por lo que afrontaba las pruebas con cierto miedo a llevarme una desagradable sorpresa. Recordad que el Kenko se puede adquirir por unos 130 euros frente a los alrededor de 400 de su equivalente Nikon.

Recordad que usar un duplicador implica la pérdida de dos pasos de diafragma, lo que podría llegar a ser un escollo importante si no tenemos unas condiciones de luz ideales, y es que aunque un diafragma de F5.6 nos puede parecer suficiente cualquier circunstancia (de día), no debemos olvidar que estamos duplicando la focal, por lo que en la práctica estamos disparando con 400mm ópticos que requieren, aproximadamente, una velocidad de obturación como mínimo de 1/400 para evitar la trepidación. ¿A que ya no parece tan suficiente F5.6? Pero aún hay más, de sobra sabemos que el punto dulce de nuestros objetivos no es precisamente su apertura más amplia, por lo que, para colmo, deberemos cerrar como mínimo a F8 para no perder nitidez de forma alarmante. Si tenemos una cámara que se comporte bien a ISOS altos podemos compensar estas exigencias subiendo este parámetro, pero si no es el caso quizás lo justo sería desechar el uso de un duplicador 2x en favor de un 1.4x, menos exigente en este sentido.

Kenko Teleplus 300 Pro DG: Los resultados

Las fotografías se han realizado a la una de la tarde, en un día completamente cubierto, con trípode y disparador para evitar trepidaciones, a ISO 400, llegando a necesitar exposiciones de 1/80s a F11, que, como veremos, es el diafragma que mejor nitidez da. No tienen ningún tipo de tratamiento ni ajuste.

Veamos la escena completa

Fotograma completo – 400mm F5.6 / 400mm F8
Fotograma completo – 400mm F5.6 / 400mm F11

Fotograma completo - 200mm F8

200mm Fotograma completo 100% F8

 

 

Veamos y comparemos los Recortes al 100%

100% – 400mm F5.6 / 400mm F8
100% – 400mm F5.6 / 400mm F11
100% – 400mm F8 / 400mm F11

 

200mm Recorte 100% F8

200mm Recorte 100% F8

Kenko Teleplus 300 Pro DG: Conclusiones

En los fotogramas completos (cuando vemos la escena completa) las diferencias  de nitidez son inapreciables, aunque sí que es evidente un gran viñeteo. No obstante no debemos achacárselo en exclusiva al duplicador, ya que esta versión del 70-200 2.8 VR de Nikon adolece de esa “característica”, viéndose potenciada cuando se acopla el convertidor. No obstante éste es un mal menor, fácilmente eliminable en ACR.

Las diferencias se aprecian en los recortes al 100% donde queda patente la merma de nitidez a máxima apertura (F5.6), aunque, reitero, la misma no es achacable exclusivamente al duplicador, pues no solo el Nikon, sino cualquier otro objetivo, muestra su peor cara precisamente a máxima apertura (como podemos ver en las siguientes imágenes sin el convertidor).

200mm Recorte 100% F2.8/F8

Por encima de F5.6 la nitidez es mucho más que aceptable, siendo, desde mi punto de vista, sobresaliente a F11.

Fotograma completo 400mm 100% F5.6/F8
Fotograma completo 400mm F5.6/F11
400mm Recorte 100% F5.6/F8
400mm Recorte 100% F5.6/F11

La conclusión para mi es simple, el Kenko es totalmente utilizable a casi cualquier diafragma para reproducciones a tamaños pequeños o medianos, internet, revistas, etc. Sin embargo si lo que buscamos es el punto dulce de nuestro objetivo para una gran ampliación deberemos irnos a diafragmas cercanos a F11 que es donde parece rendir mejor el duplicador. Si el ISO de nuestra cámara o las condiciones del día lo permiten podremos hacerlo sin problemas, con unos resultados que considero muy buenos, máxime cuando, no olvidemos, hablamos de un duplicador que cuesta casi tres veces menos que el original Nikon.

400mm Recorte 100% F5.6/F11
400mm Recorte 100% F5.6/F11

PULSA AQUÍ PARA VER EL PDF DEL Listado de objetivos compatibles

18 Compartir