“No podíamos creer el despertar que vivimos a los pies de aquel coloso. ¿Os imagináis una descomunal torre vertical, donde el sol del amanecer golpee la luz en el lado izquierdo, y donde unas nubes oscuras entren por la derecha, saliendo incandescentes en contacto con dicha torre? Pues eso.

alpes010

Y lo mejor fue que Jean Paule -el señor que salió de su casa la noche anterior-, al terminar esa sesión de locura, nos invitó a desayunar en la terraza de su casa con exquisita cordialidad. Qué afortunado de tener unas vistas semejantes.

Camino a la siguiente aventura y con las previsiones siempre certeras de “San Meteoblue.com“, nos dispusimos a subir 600m de desnivel para pasar la noche a -2º, antes de la ascensión de otros 400m al “Mont de la Coche” y fusilar a fotos al tremendo “Arcalod”.

alpes011
alpes013Por la tarde ya allí había foto por doquier, y efectivamente San Meteoblue nos dijo que tendríamos nubes bajas y altas al atardecer (todo un caramelo fotográfico), pero donde se ponía el sol había demasiada nube y eso nos hizo volvernos pesimistas.

No hacíamos mucho caso a Pablo que insistía en que podía mejorar, en un alarde de insólito optimismo. Optimismo que nos sorprendió porque tenía razón… tuvimos un asombroso “doble atardecer”, sí, sí, se puso el cielo rojo, se desvaneció y a los 5 minutos se puso rojo ya durante la siguiente media hora. Este Pablo…

Cenamos con un fuego entre las rocas como los pastores, y hasta mañana expectantes para el amanecer.”

Juan García Lucas

alpes014

12 COMENTARIOS

Comments are closed.