40 Compartir

Nos cuenta Tom Jacobi (nacido en Bonn, Alemania en 1956), ganador absoluto de los Moscow International foto Awards 2016, que no fue hasta los 15 años cuando consiguió su primera cámara. Nunca lo había deseado ni tenía interes alguno en la fotografía. Sus primeras fotografías fueron algo típico: su hermana en un columpio, el gato del vecino y un montón de atardeceres para nada.

Ya con 17 años, el joven Tom se encontró con alguien que trabajaba para una agencia de fotografías de stock. A ella le gustaron algunas de las fotografías del joven Tom y le ofreció un pequeño trabajo para la agencia. Unas semanas más tarde vio publicada su primera imagen. Esa foto cambió el destino de Tom Jacobi, que asegura no olvidará jamás, esa primera fotografía publicada de un luchador japonés de Kendo demostrando sus habilidades en Alemania.

Así, mientras finalizaba el instituto fue trabajando para dicha agencia, realizando muchas fotografías y saboreando el pequeño éxito que es para un adolescente el reconocimiento y ese “dinero extra”. Ya mientras estudiaba Derecho en la universidad, se unió a otra agencia, ‘Sven Simon’ donde aprendió la dura lección de fotografiar a muchos personajes de la política alemana por el día, imprimir y distribuir las fotos por la noche.

Un año después, recibió una llamada telefónica desde Hamburgo. Era Rolf Gillhausen, el famoso editor jefe de la archiconocida revista “Stern“. Algunas fotografías habían llegado a su mesa y le habían llamado la atención de tal forma que le ofrecía un trabajo como fotógrafo de la plantilla de la revista. En aquellos tiempos, sin duda, Stern era la mejor revista de fotografía a nivel mundial  – hoy sigue estando ahí arriba pero hay otras – y no podías decir que no. Por supuesto, el joven Tom Jacobi, aceptó enrolarse en Stern con tan solo 21 años de edad en aquel ya lejano 1977.

Sus primeros trabajos fueron reportajes clásicos, algo alejado de los sueños del joven sobre trabajos n lugares de conflicto o recorridos por los desiertos australianos, aunque todo llegaría. Sin embargo, allí en Stern, Tom Jacobi llegó a cosechar hasta 16 portadas de la famosa revista en un año al tiempo que tuvo experiencias de todo tipo como estar en prisión en Irán por espionaje, intentar ligar (sin éxito) con Claudia Schiffer o recibir algunos premios y reconocimientos por su trabajo. En 1996 dejó su trabajo en Stern para ser fotógrafo freelance, con un currículum impresionante, lo que le permitió seguir trabajando en moda y fotografía comercial a nivel internacional. Lo que vino a realizar los siguientes años hasta que más tarde, volvió a encontrarse con uno de los nuevos editores jefe de Stern para discutir los derechos de publicación de su libro “Where God Resides”. De ese encuentro, Tom salió con el puesto de director artístico de la revista, puesto en el que ha estado hasta 2008 cuando decidió seguir sus propios proyectos artísticos personales.

Recom Final_IMGP4187.tifHola Tom, es un placer tenerte con nosotros y que hayas accedido a esta entrevista

Hola Alfonso, igualmente. Imagino que os interesará más quieres algunas respuestas sobre por Grey Matter(s) – ‘Materia gris o el gris importa’, es un juego de palabras en inglés – así que vamos con ello.

¿Por qué elegir naturaleza y fine art frente al tipo de fotografía que hacías tan diferente en Stern?

Reportajes, guerras, moda, celebridades, publicidad. Había hecho de todo en fotografía menos ésto, fine art. Esta ha sido la evolución final de mi carrera. ¿Naturaleza? Porque me encanta y no quiero manegar egos nunca más.

¿Qué hay en tu mochila?

Antes de Grey Matter(s) usaba la Leica S y la Pentax 645Z, las ópticas Leica son imbatibles pero Pentax me ofrece un conjunto más completo. Así que para este proyecto me quedé con Pentax. Me gustan los zooms por una razón, cuando encuentras el lugar ideal parece que siempre me encuentro algo en medio. Así que uso el zoom.

Recom Final_IMG9484-HDR.tif¿Alguna fotografía de Grey Matter(s) que sea de la que más orgulloso estás?

Ninguna en particular la verdad. Todo ello, lo que muestro. Lo que no, no lo enseño.

En estas series, ¿cuál fue realmente la más difícil?

Sin lugar a dudas, ‘Peacuful mind’, en Islandia – dice con la sonrisa de quien sabe que ha logrado su objetivo -. Para conseguir ese reflejo del agua tuve que esperar mucho, necesitaba calma perfecta, lo cual en Islandia es muy complicado. Regresé hasta 3 veces pasando días enteros en frente de la montaña. Siempre hacía viento y quería algo diferente. En mi camino al aeropuero, ya de regreso a casa, el viento se paró. Regresé corriendo al lugar, pasé seis horas esperando y al final hubo 10 minutos de calma total.

Salvo eso, no tengo ninguna favorita, realmente estoy orgulloso de todas.

¿Qué piensas que es lo mejor y lo peor de la comunidad fotográfica en tu área de trabajo?

Hasta donde llego, mi comunidad fotográfica es prácticamente igual al resto. Lo mejor que veo es gente con talento luchando por su pasión en la fotografía y dándolo todo por conseguir sus sueños. Lo peor, es que no son pagados justamente ni apreciado ya más. Es una auténtica vergüenza que los clientes única y exclusivamente estén interesados solamente en los costes.

Recom Final_IMG9200.tifGanador absoluto de los Moscow International Foto Awards. Un premio inesperado, imagino.

Así, ser Fotógrafo del Año en los Moscow International Foto Awards 2016 fue totalmente inexperado y es algo que aprecio enormemente. Significa muchísimo, además debido al altísimo número de participaciones de todo el mundo. Siempre he hecho muchísima fotografía me gustase mi trabajo o no pero reconozco que sienta bien, muy bien ser reconocido por ello.

Más de dos años realizando este proyecto y viajando alrededor del mundo. Pero ¿qué estaba en tu cabeza en los inicios?

Espero no decepcionarte pero realmente nada. Fue algo natural, una vez encontre el motivo, solo tuve que empezar. Sabía (sentía) que sería un viaje largo, de unos dos años, y solamente iba viaje a viaje. He disfrutado muchísimo viajando y fotografiando así. ¡¡¡Qué grande es eso !!!

Recom Final_IMG8690.tifUna de las cosas que más me impresiona de Grey Matter(s), es la manera de trabajar el gris. Realmente refleja el mundo místico que se oculta de nosotros.

Tienes razón, el gris es un color místico, espiritual. Según la tradición cristiana, el hijo de Dios vestía de gris en la lana que usaban los campesinos y los pobres. De acuerdo a las historias la resurección fue por la noche, en la religión musulmana Mahoma ve a Gabriel mientras duerme, en la budista Buda encuentra la iluminación en el ocaso – es decir, las cosas espirituales ocurren entre sombras grises – Todas estas personas que han formado parte de las diferentes religiones a lo largo de los años tenían una cosa en común: las cosas importantes sucedían por la noche cuando apenas hay color.

Fue el gran artista Alberto Giacometti (1901-1966) quien no tuvo nunca intención de pintar solamente en gris quien dijo: “En el curso de mi trabajo, he eliminado un color tras otro y el único que ha permanecido ha sido el gris, gris, ¡gris!”

Recom Final_IMGP6082En 2014, English Guardian declaró el gris como “Color de la Década”. 

Así que ya ves, el mundo de las sombras ha fascinado a la humanidad desde los inicios. Desde que aparecieron los primeros bípedos en la oscuridad de la prehistoria, ese mundo sin color ha sido investido de pureza y espiritualidad. Buscamos con desesperación la luz pero quizá nos sentimos como niños en la oscuridad.

En español con materia gris nos referimos también al cerebro, ¿hay algo de ello en el proyecto Grey Matter(s)?

Los colores simplemente son un reflejo de la luz, que, individualmente, ponemos en nuestro cerebro, algo así decimos también en inglés. Sin luz no hay colores. Donde no existe el color, fotografiar nuestro colorido mundo en diferentes lugares y tiempos es como desenmascarar la realidad.

Los paisajes despliegan su fuerza y espiritualidad frente al espectador. A través de la ausencia del “Malabarista del Color” el planeta parece encontrar la paz, al igual que lo podría haber hecho mucho tiempo antes de nuestra existencia. Por eso se me ocurrió el título “Grey Matter(s)”. Todo está en ese titular: reducir a su esencia toda la materia de nuestro planeta a color gris, el color de la sustancia gris y, finalmente, todo ponerlo junto en nuestro cerebro.

Recom Final_IMG5982De una manera rápida y simple, cómo trabajas tus fotografías para conseguir ese aspecto …

Crecí al modo tradicional de la fotografía por lo que conozco cada detalle del revelado químico. Esto quiere decir que, aunque el proyecto sea digital, mi aproximación es bastante simple. comienzo buscando localizaciones donde sé que no habrá muchos más otros colores que el gris (Islandia, por ejemplo) o fotografío en momentos donde hay apenas luz y color como por ejemplo, justo antes del amanecer. Claro que ajusto las fotografías después en el ordenador de manera que coincidan entre sí pero no realizo nunca composiciones. Trabajo en la tradición de grandes maestros como Ansel Adams o Sebastiao Salgado que pasaron horas con cada imagen en sus cuartos oscuros, utilizando todo tipo de técnicas disponibles para llegar a sus impresiones. Pero sigue siendo una sola imagen, formada por lo que vi en aquel lugar.

Seguro que planificas todo cuando decides ir a algún sitio pero básicamente ¿cómo es?

Bueno, depende mucho del proyecto. Por ejemplo cuando hice ‘Where God resides’, visitando lugares espirituales por todo el mundo seguía un criterio en concreto: “Todas las religiones, todos los continentes”, tratando de mezclar lugares famosos con otros no conocidos. Pero, obviamente, hay miles y miles de lugares de este tipo en nuestro planeta por lo que fue difícil realiza una selección.

Recom Final_IMGP3413.tif Para Grey Matter(s) fue similar. Pasé meses localizando paisajes que se adecuaran al proyecto. Algunos de ellos los conocía y otros no había oído hablar de ellos. Menos mal que existe internet, por cierto. Sin ello, no habría sido capaz de localizar cosas que encontré gracias a foros de Geología. Al final viaje por todos los continentes, visitando lugares forjados a través del paso de los años por la Naturaleza, que han permanecido atemporales, incluso algunos más modernos.

En tu opinión más sincera, ¿qué es lo que crees que hace que tus fotos sean diferentes?

Trato de dar lo mejor de mi mismo para sacar algo que me gusta. La imagen final normalmente es una combinación de pensamiento lógico, evaluar todos los elementos y un montón de intuición. Me convencí que tenía que ser bueno en todo eso.

Eso sí, por ejemplo, antes de Grey Matter(s) hice una búsqueda amplia de si existía alguna serie similar. Encontré imágenes que encajaban en ello, pero de manera individual pero no como un conjunto.

 

Tú próximo destino será …

Empiezo un nuevo proyecto de paisaje en Enero que espero terminar en verano. Primero será Japón para finalizar en Bolivia. Me ilusiono mucho cada vez que me siento en un taxi en dirección al aeropuerto.

Tom, muchas gracias por responder a nuestras preguntas

Gracias a ti, Alfonso.

Hasta aquí la entrevista con Tom Jacobi, al que agradecemos enormente que nos haya contestado de esta manera tan ilustrativa y detallada sus conocimientos fotográficos y sus pensamientos sobre el impresionante proyecto Grey Matter(s) por el que ha obtenido el galardón de Fotógrafo del Año en los Moscow International Foto Awards.

 

40 Compartir

2 COMENTARIOS

Comments are closed.