0 Compartir

Hola, soy Jorge Pérez Díaz y os voy a contar cómo hice “Pensando en la próxima víctima”. Realizada el día 18 de Abril el 2015, deciros en primer lugar decir que la fotografía se llevó a cabo con la inestimable colaboración de dos compañeros de salidas habituales, como son Gemma y Oscar.

jorgeperez

Datos Exif y Ubicación

Exif: Nikon D300s – f/7.1 – 104 seg. – ISO200 – 10mm – Sigma 10-20

La ubicación escogida en esta ocasión fue la Ermita de Santa Fe de Montfred, de estilo Románico, situada en el municipio de Talavera, perteneciente a la comarca de la Segarra (Lleida).

No era la primera vez que escogíamos este lugar, debido a la posibilidad de alejarnos de la contaminación lumínica característica de las grandes urbes, y tan nefasta para nuestro objetivo: el light painting. Y es que además de la ermita, tenemos la posibilidad de fotografiar el parque eólico existente en la zona.

Material

El material empleado fue un trípode Manfrotto 055xprob, una cámara Nikon D300s más intervalómetro, un objetivo Sigma 10-20, un flash Nikon sb-600 con disparador remoto junto con un gel de color azul, una linterna maglite de luz cálida, otra linterna de taller led de luz blanca, lana de acero, y un cuchillo de plástico como atrezo.

Pruebas de encuadre, enfoque e iluminación

Lo primero fue buscar el encuadre, fácil de encontrar ya que las dimensiones de la ermita no daban para mucho más. De ahí también que escogiésemos una focal angular de 10 mm. A continuación pasamos al enfoque. Normalmente usamos la hiperfocal, aunque en esta ocasión nos decidimos por enfocar en automático la distancia a la que se encontraría el personaje, para seguidamente pasar el enfoque a manual, de manera que no se moviese al disparar. Después realizamos las primeras pruebas de iluminación. Comenzamos probando una f4, aunque quedaba la escena demasiado sobreexpuesta, de manera que fuimos cerrando el diafragma hasta llegar a la f7.1 final. Siempre con un tiempo aproximado de 1 min. 30 s., que es lo que tardaríamos en iluminar toda la escena. En todas las pruebas se usó la linterna de luz cálida y la lana de acero prendida, de manera que nos asegurásemos una correcta exposición.

También, y de forma independiente, se hicieron pruebas para iluminar el hueco existente en la ermita y el personaje. Usamos una ISO 200, ya que la lana de acero una vez se prende es de por sí una fuente potente de luz. De haberla subido hubiéramos tenido que acortar la exposición por lo que no nos hubiese dado tiempo a iluminar toda la escena.

El balance de blancos lo dejamos en automático.

¡Llegó la hora!

Una vez hechas las pruebas fuimos a por la foto final. Colocamos la cámara en modo bulb. Gemma se encargaría de la cámara, de activar y parar el intervalómetro, y de tapar/destapar con cartulina negra el objetivo cuando tocase.

Oscar se encargaría de la iluminación, y yo en esta ocasión haría de modelo, lo más quieto posible durante toda la exposición, de manera que evitase el efecto fantasma. Gemma activó el intervalómetro para comenzar la foto. Yo ya me encontraba en mi posición. Oscar disparó 2 veces el flash que se encontraba en el hueco de la ermita, de forma remota. Estaba a 1/16 de su potencia, con un gel de color azul. El flash se colocó de manera que el haz de luz rebotase contra la pared.

A continuación pasó a iluminar el interior de la ermita con la maglite desde detrás de la cámara, primero un lateral y luego el otro, a medio metro de la pared aproximadamente. Después me iluminó a mí de forma cenital con la linterna led, procurando tapar el foco de luz con una mano, con el fin de que no apareciese este en la fotografía. En un primer momento en las pruebas vimos que el personaje salía demasiado sobreexpuesto, por lo que optamos por usar un difusor casero sobre la linterna.

Por último se colocó detrás del personaje y avisó a Gemma para que tapase el objetivo con la cartulina. Prendió fuego a la lana de acero, sujeta a un pequeño rodillo de pintor y comenzó a girarlo. Una vez iniciado el giro, Gemma destapó el objetivo y pasados unos tres segundos aprox. volvió a taparlo, para evitar que la fotografía saliese quemada, momento que aprovechó Oscar para dejar que la lana de acero se consumiese y salir de la escena.

Finalmente Gemma paró la fotografía con una exposición final de 104 segundos.

Procesado

La foto fue tomada en Raw y se le hizo un primer procesado mediante Capture NX2. Ajusté levemente la exposición, se controló la distorsión del objetivo y se cambió el tamaño del archivo para web. Finalmente se llevó a Photoshop, donde se le dio un último retoque con el ajuste “equilibrio de color”, reforzando un punto el azul en las sombras, se enfocó mediante máscara de enfoque y guardé para jpg.

0 Compartir