6 Compartir

¡¡¡Cómprate este objetivo es supernítido!!! ¡¡¡Harás mejores fotos!!! Aunque pueda parecer que si compras el objetivo más nítido del mercado obtendrás las fotos más nítidas esto no tiene porqué ser así. En mi opinión conseguir buenos resultados tiene que ver más con otros aspectos. Veámoslo.

¿Marketing?

Es una idea que proviene de ese mundo. Las gráficas de rendimiento de un objetivo determinado en las que vemos la nitidez y otros factores y que nos proporcionan los fabricantes ¿hasta qué punto son fiables? ¿hasta qué punto nos ofrecen además una información útil? ¿serían capaces de admitir ?

Sabemos además que, en parte, la nitidez (también) dependerá de nuestro proceso de edición de la fotografía así como del tamaño final de impresión o web. En realidad, amig@s, deberíais preocuparos más por aprender a hacer buenas fotos que de tener las mejores o más caras herramientas. Si la foto no es buena, el resto da igual.

Pero ya que estamos hablemos de ello.

No es algo nuevo

Pero sí muy impulsado desde la reciente época “digital”. Los ficheros RAW de nuestras cámaras digitales han sido siempre acusados de ser “blanditos” en vez de considerar otros factores. ¡Pobres ficheros RAW! Nos fijamos, quizá, demasiado en el producto en vez de en el proceso de fabricación del mismo. Es decir, cómo y de qué manera realizamos la fotografía. Todas las partes influyen en el resultado final en mayor o menor medida.

“Cualquier buen objetivo moderno logra su mejor definición al ir cerrando el diafragma. Un paso de diafragma más, aumenta la profundidad de campo”. Una frase que no es mía y que la decía un tal Ansel Adams allá por 1937 respondiendo a otro tal Edward Weston ante la consulta de este último sobre sugerencias de objetivos como se conoce de la biografía de Ansel Adams. Lo que viene a decir, esta conversación entre dos de los grandes maestros de la Fotografía, es que debemos preocuparnos un poco menos por el objetivo y exprimir el potencial de lo que tenía pero sin que ello signifique que si quieres te compres el mejor objetivo del mercado.
sonylens

¿Qué aporta un buen (y caro) objetivo?

La ciencia de la óptica es mucho anterior a la fotografía y, por tanto, mucho más desarrollada que esta última y, por tanto, sus bases, a priori, son algo más sólidas y conocidas.

Cierto es que la fotografía lleva un ritmo tecnológico frenético como casi cualquier disciplina en nuestros días. Pero volviendo a lo que nos ocupa, si tus fotos no salen muy nítidas (descartando que sea un objetivo defectuoso) lo más probable es que no estés aprovechando todo su potencial. Todos conocemos el tópico del fotógrafo con cámara y objetivos de última generación que dispara en automático y se queja de que no salen las fotos igual que a ti que andas con un equipo normal pero que conoces los fundamentos del equipo, de la luz, de la técnica fotográfica, en definitiva.

Las cámaras y objetivos actuales, no obstante, son más nítidos y con mejor rendimiento que los de hace unos años, en general. Pero todos sabemos y conocemos objetivos desarrollados hace 20, 30 o más años que ofrecen un excepcional rendimiento en cámaras actuales. ¿Nos dais unos ejemplos?

En lo que van avanzando los sensores de imagen con cada año que pasa es, sobre todo, en la capacidad de “resolver” detalles finos. Pero eso no quita que, como decíamos antes, si usamos mal la herramienta.

Recordemos que hace unos 70 años ya los objetivos eran meramente tubos sin ningún tipo de comunicación con la cámara y se hacían grandes fotografías (y además nítidas y con buena profundidad de campo).

“Los buenos fotógrafos, éstos evitan poner los elementos de interés en las esquinas de la imagen”

Hoy en día la parte óptica es una pequeña parte del sistema conjunto ya que disponemos de muchas otras herramientas. Una de las cosas que siempre hago cada vez que he cambiado de cámara o de objetivo es buscar sus límites y probarlos en condiciones difíciles.

De acuerdo que un objetivo “mejor” nos aportará grandes cosas, seguro como reducción del viñeteo, reducción de aberraciones cromáticas, … etc. En definitiva lo que aporta un mejor objetivo es siempre un mejor comportamiento en condiciones mucho más extremas. Pero solamente si sabemos usarlo adecuadamente. Y, como todo, supone práctica, práctica y más práctica.

Preocuparse por cosas irrelevantes no merece la pena si sabemos de fotografía

Si te fijas en lo que hacen los buenos fotógrafos, éstos evitan poner los elementos de interés, los elementos más nítidos o los elementos de mayor contraste en las esquinas. Hacer eso lleva a que el espectador dirija su mirada fuera de la imagen.

Precisamente, ellos buscan el efecto contrario, buscan que peguemos los ojos a la imagen, al motivo, que nos zambullamos en ella como si estuviéramos presentes allí, con ellos, presenciando esos instantes de tiempo. Esa es la manera en la que sabemos que una imagen funciona.

Por eso, cuando leo análisis “supertécnicos y llenos de muchísimos datos” pero no puedo ver fotografías, sensaciones y experiencias de aquellos que analizan, simplemente no me sirve. Hay veces , por ejemplo, que hay factores “algo subjetivos” como el viñeteo en las esquinas. Se puede medir, pero bien es cierto que ese JPEG medido es una interpretación de la cámara y que disponemos de herramientas que corrigen muy bien ese viñeteo. Eso en caso que deseemos quitarlo, claro está.

Otro aspecto, suele ser los descartes que se hacen, por ejemplo, de objetivos por ser algo blando en las esquinas. Es algo que para mí no tiene tanta importancia. Entiendo que haya gente que sí, por otro lado, pero para mí es secundario. En el caso de los teleobjetivos, además, es muy probable que todo lo que esté en las esquinas de la imagen esté a la misma distancia (aproximadamente) por lo que nivel de enfoque / desenfoque será el mismo. como decía antes: “Los buenos fotógrafos, éstos evitan poner los elementos de interés en las esquinas de la imagen”.samyanglens

Además en el caso de fotografía de paisaje, concretamente, es muy probable que necesitemos disparar la mayoría de las veces en aperturas cerradas buscando una mayor profundidad de campo. Por si no lo sabías, los objetivos suelen dar su mejor rendimiento, habitualmente, un par de pasos por encima de la apertura del mismo. Es decir que si tenemos un objetivo cuya apertura es f/2.8, cerrando un par de pasos hasta f/5.6, seguramente tengamos un mucho mayor rendimiento. Es lo que algunos autores denominan “punto dulce” del objetivo.

De todas formas una de las mayores falsos mitos de nuestra época (fotográfica) es confundir calidad de imagen con buenas fotografías. Cuestión de la que hablaremos otro día.

La nitidez

En mi humilde opinión, los únicos objetivos que tienen sentido para realizar esas pruebas de nitidez sobre esas cartas de enfoque, son los objetivos macro u objetivos que vayamos a usar con aperturas grandes como es en el caso de retratos. Evidentemente, cuanto menos desfase, mejor. Además, ya muchas de las cámaras actuales incluyen la posibilidad de realizar microajustes en el enfoque.

Pero si lo tuyo es el paisaje, piensa que, por ejemplo, un desfase de 2 metros apenas tiene que ver cuando enfocas al infinito sobre una montaña al fondo.

 

Por ejemplo:

Con una Nikon D800, a 14mm, f8 tenemos que el límite “aceptable” de nitidez comienza a partir de 0,82m para un motivo que se encuentre a 1000m de distancia. Para 20mm ese límite estaría en 1,66m. Es decir que si estamos enfocando (porque hay que ajustar el enfoque) a esa “montaña del fondo” todo a partir de 0,82m o 1,66m por delante de nosotros estaría enfocado “aceptablemente”. [Consulta en DOFMaster para comprobar los resultados con tu equipo]

Además, para incrementar el nivel de nitidez, sabed que existen técnicas como el focus stacking que consiste en un apilamiento de imágenes con distintos enfoques que nos permiten mejorar muchísimo el resultado final.

¡¡¡Y no hemos hablado de los métodos de enfoque en la edición fotográfica !!! Lo dejaremos para otra ocasión.

 

Conclusiones

Tomadlo todo en su justa medida. Como una opinión personal de las muchas que circulan por ahí. Pero tened seguro que quiero decir, desde mi experiencia y la de grandes fotógrafos que conozco personalmente (y saben mucho más que yo), es que tiene mucho más peso la habilidad, la formación y la técnica del fotógrafo a la hora de conseguir buenas imágenes con nitidez y profundidad de campo adecuadas y necesarias.

Por eso, te invito a que te formes, sobre todo, visual y artísticamente. Aprende a componer, a guiar la mirada del espectador sobre los elementos de tu fotografía, a saber editar tus fotografías de manera correcta para destacar tales o cuales elementos.

Conoce los límites de tus objetivos al 100% y aprovéchalos. Pero también y mucho más importante, aprende fotografía de verdad.

6 Compartir