104 Compartir

Puede que estés entre quienes se preguntan si alguna vez serán capaces de tomar fotografías nocturnas con esos impresionantes cielos estrellados que suelen inundar tu muro de Facebook. Hoy te traemos muy buenas noticias: es mucho más fácil de lo que parece al principio.

Vamos a hablaros de fotografía nocturna de larga exposición, o lo que es lo mismo, vamos a abordar la fotografía nocturna en la que utilizamos tiempos de exposición que van desde los 15 ó 30 segundos a los 20 ó 30 minutos, dependiendo de las condiciones de luz y del tipo de fotografías nocturnas que queramos realizar.

 Conceptos Básicos

Además, tendremos la posibilidad de realizar fotografías contando únicamente con la luz ambiental que encontremos en el emplazamiento elegido, o utilizando luz añadida por nosotros por medio de linternas, flashes, etc. para iluminar ruinas, primeros planos, interiores de edificaciones o incluso a nosotros mismos. Incluso tenemos la posibilidad de adentrarnos en el divertido mundo del Lightpainting, pero esto lo dejamos para otra ocasión.

Lluvia de estrellas sobre la Isla de OnsVamos a centrarnos en la toma de fotografías con la única intervención en nuestra escena de la luz ambiental. La luz ambiental está compuesta por una combinación de luz natural (luz de la luna en la fase que esté) y de luz artificial (fundamentalmente contaminación lumínica generada por la iluminación nocturna de las poblaciones cercanas a nuestro emplazamiento). El motivo de las fotografías nocturnas con luz ambiental suele ser, principalmente, mostrar paisajes o grandes espacios con espectaculares cielos nocturnos y estrellados, o incluso introduciendo la luna dentro de nuestro encuadre.

El equipo básico

Para poder iniciarnos en la fotografía nocturna de larga exposición necesitaríamos un equipo parecido al siguiente (aunque todo dependerá con el tiempo según tus necesidades concretas):

      • Cámara que permita modo “Bulb” (B).
      • Una lente lo más luminosa posible. Si eres principiante, un zoom angular te facilitará la toma.
      • Un trípode estable (en los días de mucho bien es recomendable poner algún tipo de contrapeso)
      • Un intervalómetro, un disparador remoto o un mando disparador.
      • Una linterna frontal (de cabeza) para poder ver lo que haces y tener las manos libres.
      • Un puntero láser, para ser capaces de enfocar automáticamente (AF) y “a oscuras”. Cuidado con apuntar a alguno de nuestros compañeros de salida, estos dispositivos son peligrosos cuando apuntan directamente a nuestros ojos pudiendo provocar lesiones oculares.
      • Un smartphone (los dispositivos móviles han resultado ser una gran ayuda para muchas cosas) con aplicaciones instaladas para: predecir la meteorología, orientarnos, identificar los astros/estrellas/constelaciones, calcular distancias hiperfocales , cálculo de tiempos de exposición, etc.
      • Ropa de abrigo: las noches pueden ser muy frías en cualquier época del año, sobre todo en altura.

Opcionalmente, y para un nivel más experto, podrías añadir a tu mochila otras herramientas como: flashes de mano, linternas de potencia y haz variables, pies para flashes, filtros de gelatina de colores para tus flashes y linternas, filtros degradados de densidad neutra, o incluso un segundo equipo compuesto por cuerpo+lente+trípode.

milkyway Fotografía de cuestro compañero David Martín Castán

Planificación de la salida

Aunque yo suelo salir solo muchas veces, te recomiendo, sobre todo si estás empezando, hacerlo en compañía. Por eso, además de la seguridad, lo más importante y lo primero que tenemos que hacer antes de salir a hacer fotografías nocturnas es, sin duda, la planificación de la salida. Conocer el lugar al que se quiere ir, la meteorología, la fase lunar en la que estamos el día de la salida, las horas de puesta y salida del Sol y la Luna, la posición de la Luna durante las horas a las que pensamos salir, la contaminación lumínica, etc. son aspectos y detalles que, de no tenerlos en cuenta, pueden llegar a arruinar por completo nuestra excursión fotográfica nocturna. Para predecir muchas de estas condiciones disponemos de infinidad de aplicaciones para nuestros smartphones como The Photographer’s Emeris. Nocturnal Illumination ...Explored... Fotografía de jason jenkins (CC)

Conocer el lugar

Es importante conocer el emplazamiento escogido y, si fuera posible, visitarlo y estudiarlo durante el día. Estudia posibles encuadres, elementos para incluir en tu composición… pero también valora los posibles peligros o riesgos, apréndete los caminos, etc. La oscuridad de la noche no permite muchos errores.

Meteorología

Es fundamental conocer y estudiar la previsión meteorológica en el lugar y durante las horas de nuestra salida. Generalmente necesitaremos cielos total (si queremos muchas estrellas en nuestras escenas) o parcialmente despejados (con nubes que aportarán una pincelada de movimiento) y, sobre todo, sin precipitaciones… Además será importante tener una idea de las temperaturas que vamos a soportar, para adecuar nuestra ropa al frío en caso necesario.

Windswept Tree beneath the Milky Way - Pinnacles Desert, Western Australia

Fotografía de inefekt69(CC)

Condiciones lunares

Una vez que tengamos aseguradas las condiciones meteorológicas, es importante obtener información sobre la fase lunar que tengamos y el intervalo de horas durante el que la Luna atravesará nuestros cielos. Según estas variables, las posibilidades de nuestra fotografía nocturna varían notablemente. Así, suponiendo que a las horas a las que tenemos prevista nuestra salida la Luna se encuentra visible en lo alto del cielo, podemos distinguir los siguientes casos:

  • Con fases lunares cercanas a la Luna Llena (desde 3 días antes hasta 3 días después) tendremos una potente fuente de luz natural capaz de iluminar completamente el paisaje como si fuera de día, con tiempos de exposición a partir de los 3 o 4 minutos. Sin embargo, cuanta más luz de luna tengamos menos cantidad de estrellas y astros podremos captar en nuestra toma, y únicamente seremos capaces de registrar los más luminosos. Además, al utilizar tiempos de exposición de varios minutos obtendremos esas espectaculares fotografías que parecen mostrar las “estrellas en movimiento” gracias a esas llamativas trazas luminosas en el cielo (en inglés denominadas “star trails”), que realmente son producidas por el movimiento de nuestro cielo (esfera celeste), al girar solidariamente con la Tierra, desplazándose con respecto a las estrellas y astros. Cuanto más largo sea el tiempo de exposición, más largas serán las trazas que las estrellas dejarán en nuestras fotografías.
  • Con fases lunares cercanas a la Luna Nueva (desde 3 días antes hasta 3 días después) nuestro paisaje será mucho más difícil de iluminar únicamente con luz ambiental, teniendo que centrar nuestra composición simplemente en el cielo, o incluyendo siluetas y un suelo mucho más oscuros. Pero cuanta menor sea la luz de la luna también nuestro cielo será más oscuro, y podremos capturar una mayor cantidad de estrellas y astros. Un cielo oscuro es la ocasión ideal para fotografiar la vía láctea o para cazar en nuestra toma estrellas fugaces, con tiempos de exposición que no suelen superar los 25 ó 30 segundos, utilizando lentes luminosas y sensibilidades ISO altas. Pero el cielo oscuro (sin luna) también es la situación ideal para conseguir “star trails” mucho más largas, ya que podríamos llegar a emplear tiempos de exposición de hasta 30 ó 40 minutos (dependiendo de la cámara).

Independientemente de las fases lunares hay que tener en cuenta que la luna no siempre se encuentra visible por la noche, sino que a veces realiza su viaje por nuestros cielos durante las horas del día. Esto significa que cuando la luna no esté presente durante la noche tendremos las mismas condiciones de cielo oscuro que con la Luna Nueva.

Teniendo en cuenta que ciclo lunar es de unos 28 días, podemos resumir que durante 6 días tendremos condiciones de mucha luz similares a las de la Luna Llena, durante otros 6 días contaremos con un cielo oscuro como el de la Luna Nueva, y durante los 16 días restantes deberemos contar con unas condiciones de luz intermedias y valorar como afectan a la fotografía que queramos obtener.

Además de valorar la cantidad de luz que nos va a ofrecer la Luna, podemos incluso planificar la dirección y el ángulo de proyección de dicha luz para una determinada hora de la noche, lo que nos puede permitir jugar con la forma y situación de las sombras arrojadas por los elementos presentes en nuestra composición. Hasta el próximo capítulo !!!

Fotografía de portada | Sergio Marcos

En la Mirada de los Fotógrafos | Guía de Fotografía Nocturna de Larga Exposición

104 Compartir
Artículo anterior‘The 15 year old you’ o ‘La persona de 15 años que hay en ti’ de Nolan Bradbury
Artículo siguienteGuía de Fotografía Nocturna de Larga Exposición (II)
Nací en Santander en 1977. Ingeniero Técnico de Obras Públicas de formación, trabajé en el sector de la Ingeniería Civil hasta 2012, pero comencé a desarrollar mi actividad profesional de fotografía en 2009. Desde entonces siempre he buscado la innovación en mi oferta de productos fotográficos, a través de mucha investigación y una continua formación multidisciplinar intentando alcanzar la excelencia y la calidad en todos y cada y uno de mis trabajos. Tras la crisis del sector de la Ingeniería Civil, y tras una serie de profundas decepciones profesionales en dicho sector, decidí dedicarme exclusivamente a la actividad fotográfica, volcando la mayor parte de mis esfuerzos en el reportaje social (bodas) y la fotografía comercial y publicitaria. En esta línea fue en noviembre de 2012 cuando obtuve la preciada certificación de Fotógrafo de Confianza para el programa Google Business View, y desde entonces ha sido este innovador producto sobre el que más clientes he podido adquirir. Amante de la Naturaleza, de mi tierra Cantabria y de los deportes al aire libre, la fotografía de paisaje me permite compatibilizar mi actividad fotográfica con mis aficiones e intereses.