¿Documentas o te lo inventas? La falsa historia de Abdou Diouf

0

¿Documentas o te lo inventas? Si hay algo que no debe hacerse en el la profesión periodística es inventar para sensibilizar. Cuando uno ve un anuncio debe saber que es eso un anuncio. Cuando uno ve ficción debe poder diferenciarlo. Debe conocerlo. Por eso presentar una historia como real cuando no lo es y, además, sobre un tema tan sensible como la inmigración ilegal, hace mucho más daño que bien.

Como bien apuntan los compañeros de QueSabesDe desmontando la (falsa) historia de  a través de Instagram de Abdou Diouf creada por la productora Volga para el festival fotográfico Getxophoto. Hubiera bastado incluir al principio del vídeo o incluir a pie de texto aquello de: “La siguiente historia está basada en hechos reales”. Fin del problema. El objetivo de concienciar a la gente sobre el problema de la inmigración ilegal desde el Norte de África hacia nuestro país, a través de estas imágenes, hubiera quedado a salvo.


El problema reside en hacer pasar una historia por real cuando no lo es. Y esto en periodismo está prohibido, al menos desde un punto de vista ético. No estamos hablando de una cuestión artística donde el arte reinterpreta la realidad para ofrecernos belleza, tristeza o transmitir un determinado mensaje. La única (posible) advertencia en inglés es “Spot by Volga” pero no es lo suficientemente clara para advertirnos si lo que vamos a ver es real o no lo es.

En mi opinión sincera este tipo de falsas historias hacen mucho daño a la profesión periodística en general, al trabajo de verdaderos profesionales que nos traen las más absolutas miserias de la raza humana para, de verdad, concienciarnos de ellas, genera desconfianza en el público e incluso rechazo así como un daño perverso a muchas ONGs y sus voluntarios que realmente se juegan la vida por hacer de este mundo, un mundo mejor.